PROBIÓTICOS, PREBIÓTICOS Y SIMBIÓTICOS

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que, como han demostrado estudios controlados en humanos, tienen efectos beneficiosos sobre la salud.

Estos organismos viven normalmente en el intestino humano y constituyen lo que se denomina “microbiota intestinal. Los probióticos son definidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, confieren un beneficio en el huésped”.

Para que pueda llamarse “probiótico”, un microorganismo debe cumplir con ciertas características:

  • Ser resistente a los jugos gástricos y de la bilis y por lo tanto capaz de sobrevivir incluso en el ambiente ácido del estómago.
  • Ser capaz de adherirse a la mucosa intestinal y colonizarla.
  • Ser reconocido por el cuerpo humano, es decir, debe ser un constituyente de la microbiota intestinal.
  • Estar libre de efectos secundarios, incluso en los pacientes inmunodeprimidos.

Los probióticos se utilizan principalmente en el reequilibrio de la microbiota intestinal, que puede alterarse tras el tratamiento con antibióticos en el caso de diarrea, estreñimiento, acidez gástrica, gastroenteritis, hipercolesterolemia y enfermedades inflamatorias intestinales. El equilibrio de la microbiota intestinal es esencial para la estimulación de las funciones inmunes.

Algunos probióticos han sido estudiados en relación a las enfermedades alérgicas (eczema atópico, rinitis alérgica, asma), enfermedades del sistema inmune (artritis reumatoide) e intolerancias alimentarias.

Los probióticos más comunes son las bacterias del ácido láctico (Lactobacillus rhamnosus, L. acidophilus, L. casei, L. delbrueckii subsp . bulgaricus, L. reuteri, L. brevis, L. salivarius, L. fermentum, L. plantarum) y bifidobacterias (B. bifidum, B. adolescentis, B. animalis, B. infantis, B. longum, B. breve).

Además de estas especies más utilizadas, se encuentran los lactococos (por ejemplo Lc. lactis) y los estreptococos (como S. thermophilus).

¿Qué son los prebióticos?

Los prebióticos son azúcares complejos que el organismo humano no es capaz de metabolizar, pero que pueden ser utilizados por los probióticos para su crecimiento. La adición de un prebiótico permite a la bacteria crecer más rápida y colonizar con mayor rapidez el intestino.

Existen unas pocas docenas de sustancias con comprobada acción estimulante de los probióticos. De éstas, tan solo algunas presentan una buena cantidad de apoyo científico y buena evidencia de eficacia.

El grupo más estudiado es el formado por la inulina y por los fructo-oligosacáridos (FOS), sustancias presentes de forma natural en muchos alimentos, especialmente de origen vegetal, que se clasifican según el número de unidades de sacárido que determinan su longitud, identificada por el grado de polimerización (DP).

  • Los fructo-oligosacáridos de cadena medio-larga, con un peso molecular entre 10 y 60 DP; el producto de referencia es la inulina.
  • Los fructo-oligosacáridos de cadena corta, con un peso molecular comprendido entre 2 y 10 DP.

El objetivo de Allergy Therapeutics Ibérica es satisfacer las necesidades de los pacientes, ofreciendo productos de calidad de acuerdo con los reglamentos.

La combinación de probióticos y prebióticos se denomina “simbióticos”.

MECANISMO DE ACCIÓN

Mecanismo de acción

Una alergia nace de la desregulación de una compleja interacción entre el medio ambiente microbiológico y el sistema inmunitario, especialmente en la primera infancia (Testamentos – Karp M , et al.Nat Rev Immunol 2001 – Vercelli D. Curr Opin Immunol 2006). Los factores responsables del aumento de las enfermedades autoinmunes y alérgicas en los últimos años son probablemente debido a dos factores:

  • Alterada maduración de la función inmune en los primeros meses de vida, lo que se traduciría en una menor proporción de células Th2/Th1 por la falta de contacto con agentes infecciosos (hipótesis de la higiene).
  • Alterada la microbiota, lo que favorece la persistencia de las citoquinas de tipo Th2 (IL-4, IL5, IL13), que prevalecen al nacimiento, y no permite que el cambio hacia la respuesta Th1, con una producción de IFN y IL12.

En el intestino carecerían los estímulos que gobiernan el equilibrio de células Th1 y Th2 con el aumento de enfermedades Th1 y Th2 mediadas.

El intestino es un órgano muy importante en el contexto de la función inmune: alrededor del 60% de las células inmunes del cuerpo humano están presentes en la mucosa intestinal. Los probióticos tienen la tarea de ayudar a la microbiota natural intestinal, de hecho, el uso general de los probióticos se relaciona con la mejora de la salud y la estimulación de la función inmune intestinal.

Los probióticos juegan un papel inmunológico porque promueven un ambiente no apto para la colonización intestinal por patógenos: reducen el pH intestinal, la producción de ácido láctico y ácidos grasos de cadena corta; ocupan nichos microecológicas comunes a otras especies microbianas; producen bacteriocinas y estimulan la motilidad intestinal.

La acción inmunológica de los probióticos se manifiesta por:

  • Modulación de la inflamación intestinal.
  • Fortalecimiento de la función de barrera del intestino.
  • Normalización de la microecología intestinal y de la permeabilidad intestinal.

Isolauri E. Pediatr Allergy Immunol 2001 – Viljanen M, et al. Pediatr Allergy Immunol 2005

LOS SIMBIÓTICOS DE ALLERGY THERAPEUTICS

Kallergen Th®

Kallergen Th® es un complemento alimenticio simbiótico indicado para el reequilibrio de la microbiota intestinal.

Kallergen Th® contiene probioticos microincapsulados gastroprotegidosBifidobacterium lactis BS01 (LMG P-21384) y Lactobacillus rhamnosus LR05 (DSM 19739) – y prebioticos fructo-oligosacaridos (FOS).

La administración de un sobre de Kallergen Th® garantiza el aporte de, al menos, 2 mil millones de probióticos vivos y vitales:

  • Bifidobacterium lactis (BS01) ≥ 1 mil millones de UFC / sobre.
  • Lactobacillus rhamnosus (LR05) ≥ 1 mil millones de UFC / sobre.

Asimismo, este simbiótico garantiza el aporte de 2,6 g de fruto-oligosacáridos (FOS) por sobre:

  • Actilight 950P, sustrato específico para el crecimiento de Bifidobacterium lactis y Lactobacillus rhamnosus.

Los probióticos contenidos en Kallergen Th® son microencapsulados, es decir, están recubiertos con una matriz alimentaria de lípidos (microcápsula) que permite a los probióticos alcanzar el intestino sin ser atacados por los jugos gástricos, reduciendo de forma notable el tiempo requerido para la colonización intestinal.

La microencapsulación confiere una mayor eficacia a los probióticos. Con una dosis 5 veces menor, Kallergen TH® aporta los mismos beneficios que otros probióticos no microencapsulados.

Las ventajas de los probióticos microencapsulados también se reflejan en una extensión de la vida útil del producto y en un coste inferior – a paridad de eficacia de los probióticos – del mismo, ofreciendo una mayor satisfacción del consumidor.

más información

Un sobre diario durante al menos 60 días. El tratamiento puede repetirse según sea necesario.

Verter el contenido del sobre en un vaso y añadir agua a temperatura ambiente. Mezclar y tomar inmediatamente después. Tomar el producto preferiblemente con el estómago vacío.

No superar la dosis diaria recomendada. Los complementos alimenticios no deben considerarse como un sustituto de una dieta variada y equilibrada ni de un estilo de vida sano.

Mantener fuera de la vista y del alcance de los niños más pequeños.

Conservar en un lugar seco y protegido de la luz directa, a una temperatura no superior a 25ºC.

30 sobres de 2,6 g dosis diaria y método de uso.

Polagen®

Polagen® es un complemento alimenticio simbiótico a base de probióticos indicado para el tratamiento de la rinitis alérgica a los pólenes.

La administración de un sobre de Polagen® garantiza el aporte de, al menos, 5 mil millones de U.F.C.

Polagen® contiene fructo-oligosacaridos (FOS), que favorecen el equilibrio de la flora intestinal, y las siguientes cepas de probióticos:

  • Lactobacillus acidophilus NCFM® (≥ mil millones/UFC)
  • Bifidobacterium lactis BL-04 (≥ 3 mil millones/UFC)

más información

Un sobre diario durante al menos 60 días. El tratamiento puede repetirse según sea necesario.

Verter el contenido del sobre en un vaso y añadir agua a temperatura ambiente. Mezclar y tomar inmediatamente después. Tomar el producto preferiblemente con el estómago vacío.

No superar la dosis diaria recomendada. Los complementos alimenticios no deben considerarse como un sustituto de una dieta variada y equilibrada ni de un estilo de vida sano.

Mantener fuera de la vista y del alcance de los niños más pequeños.

Conservar en un lugar seco y protegido de la luz directa, a una temperatura no superior a 25ºC.

30 sobres de 2,6 g dosis diaria y método de uso.

12 sobres de 2,6 g de dosis diaria y método de uso.

ATIprob®

ATIprob® es un complemento alimenticio simbiótico a base de probióticos microencapsulados gastroprotegidos indicado para el tratamiento de la rinitis alérgica por ácaros.

ATIprob® contiene fructo-oligosacaridos (FOS ) y las siguientes cepas de probióticos:

  • Lactobacillus plantarum LP01 (LMG P-21021)
  • Lacto­bacillus paracasei LPC00 (LMG P-21380)

Los probióticos contenidos en ATIprob® son microencapsulados, es decir, están recubiertos con una matriz alimentaria de lípidos (microcápsula) que permite a los probióticos alcanzar el intestino sin ser atacados por los jugos gástricos, reduciendo de forma notable el tiempo requerido para la colonización intestinal.

La microencapsulación confiere una mayor eficacia a los probióticos. Con una dosis 5 veces menor, ATIprob® aporta los mismos beneficios que otros probióticos no microencapsulados.

Las ventajas de los probióticos microencapsulados también se reflejan en una extensión de la vida útil del producto y en un coste inferior – a paridad de eficacia de los probióticos – del mismo, ofreciendo una mayor satisfacción del consumidor.

Los probióticos de Allergy Therapeutics están presentes en concentraciones superiores a mil millones por cada especie. Estos niveles de concentración, garantizados hasta la fecha de caducidad del producto, cumplen con las directrices del Ministerio de Salud italiano sobre probióticos.

más información

Un sobre diario durante al menos 60 días. El tratamiento puede repetirse según sea necesario.

Verter el contenido del sobre en un vaso y añadir agua a temperatura ambiente. Mezclar y tomar inmediatamente después. Tomar el producto preferiblemente con el estómago vacío.

No superar la dosis diaria recomendada. Los complementos alimenticios no deben considerarse como un sustituto de una dieta variada y equilibrada ni de un estilo de vida sano.

Mantener fuera de la vista y del alcance de los niños más pequeños.

Conservar en un lugar seco y protegido de la luz directa, a una temperatura no superior a 25ºC.

30 sobres de 2,6 g dosis diaria y método de uso.

SynGut®

SynGut® es un complemento alimenticio simbiótico a base de probióticos indicado para el tratamiento de la intolerancia alimentaria y para la restauración de la función intestinal después de infecciones o del tratamiento con antibióticos.

SynGut® contiene inulina (que mantiene el equilibrio de la microbiota intestinal) y las siguientes cepas de probióticos:

  • Bifidobacterium lactis W51
  • Lactobacillus acidophilus W22
  • Lactobacillus plantarum W21
  • Lactococcus lactis W19

El probiótico Lactobacillus acidophilus cepa W22 está presente en una concentración de más de 1 mil millones. Esta concentración está garantizada hasta la fecha de caducidad del producto (24 meses) y cumple con las directrices del Ministerio de Salud italiano sobre probióticos. La inulina es un polisacárido presente en muchas plantas, formadas principalmente por moléculas de fructosa, en número de 2 a 60, que se utiliza como un prebiótico para el desarrollo de cepas probióticas contenidas en SynGut®.

más información

Un sobre diario durante al menos 60 días. El tratamiento puede repetirse según sea necesario.

Verter el contenido del sobre en un vaso y añadir agua a temperatura ambiente. Mezclar y tomar inmediatamente después. Tomar el producto preferiblemente con el estómago vacío.

No superar la dosis diaria recomendada. Los complementos alimenticios no deben considerarse como un sustituto de una dieta variada y equilibrada ni de un estilo de vida sano.

Mantener fuera de la vista y del alcance de los niños más pequeños.

Conservar en un lugar seco y protegido de la luz directa, a una temperatura no superior a 25ºC.

30 sobres de 2,6 g dosis diaria y método de uso.

12 sobres de 2,6 g de dosis diaria y método de uso.

ALERGIA E INMUNOTERAPIA

¿Qué es la alergia?

La alergia es una reacción exagerada de nuestro sistema inmunológico, causada por unos alérgenos especificos. En caso de alergia, el sistema inmunológico humano lucha contra sustancias inofensivas del entorno o la naturaleza que, si bien no suponen ningún peligro para la salud, considera “hostiles”. Esto provoca procesos inflamatorios en los tejidos u órganos corporales. La piel y las mucosas son especialmente propensas a experimentar reacciones agudas. Por ejemplo:

  • Picor y lagrimeo de los ojos
  • Rinorrea o nariz taponada
  • Asma
  • Prurito o erupción cutánea

Se estima que existen aproximadamente 20.000 sustancias desencadenantes de alergias (alérgenos). Algunos desencadenantes frecuentes son:

  • Polen (de árboles, gramíneas o malezas)
  • Ácaros del polvo doméstico
  • Mohos
  • Pelo de animales
  • Insectos
  • Determinados alimentos

El sistema inmunológico de las personas alérgicas funciona igual de bien que el de las personas no alérgicas. La única diferencia es que la persona alérgica detecta sustancias inofensivas como peligrosas y reacciona con una defensa inmunológica exagerada.

Según datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, en España más de 10 millones de personas – un 23% de la población – son alérgicas a algún tipo de sustancia. El hecho de que cada vez más personas desarrollen una alergia puede tener numerosas causas. Entre ellas destacan, además de la predisposición genética, los factores ambientales, la modificación de los hábitos, las sustancias nocivas o incluso la modificación permanente del alérgeno.

Sin embargo, el sistema inmunológico humano es capaz de aprender y puede dejar de experimentar estas reacciones exageradas. Este es el principio en el que se basa la hiposensibilización.

¿Qué es la inmunoterapia?

La inmunoterapia específica con alérgenos constituye un método fundamental en el tratamiento de ciertas enfermedades alérgicas. Numerosos estudios científicos han demostrado su eficacia clínica al ser capaz de modificar el curso natural de la enfermedad y evitar nuevas sensibilizaciones, influyendo sobre el sistema inmunitario. El objetivo último de la inmunoterapia específica es inducir un estado crónico de tolerancia frente al alérgeno causante de la enfermedad, de forma que las posteriores exposiciones al mismo no causen síntomas o, si los producen, que éstos sean leves y limitados en el tiempo.

La inmunoterapia de Allergy Therapeutics trata la causa subyacente del problema, alargando la mejoría clínica al paciente. Generalmente, la inmunoterapia se aplica en varias pautas, más frecuentemente con inyecciones subcutáneas, aumentado gradualmente las dosis.

¿Cómo funciona la hiposensibilización?

La hiposensibilización, también conocida como inmunoterapia específica, trata el origen causal de la alergia.

Durante el curso de una hiposensibilización se introducen en el organismo cantidades cada vez mayores de la sustancia que provoca la reacción alérgica. Este tratamiento puede llevarse a cabo de dos formas diferentes:

  • Subcutánea: el alérgeno se inyecta bajo la piel. Esta forma de tratamiento únicamente puede llevarla a cabo el médico.
  • Sublingual: los alérgenos se colocan en forma de gotas o comprimidos debajo de la lengua y se absorben a través de la mucosa. Por lo general, el tratamiento inicial se lleva a cabo en la consulta y posteriormente el paciente puede realizarlo por su cuenta.

Mediante la hiposensibilización, el sistema inmunológico “aprende” con el tiempo que el alérgeno es inofensivo. Es decir, además de aliviar los síntomas combate las causas de una alergia, de modo que puede experimentarse una mejoría duradera o incluso de por vida.

Alérgenos más frecuentes

Existen varios tipos de alérgenos identificados que son los causantes de buena parte de los síntomas tan molestos y, a veces, tan peligrosos, que cada vez afectan a más personas en nuestro país. Los más comunes son los siguientes:

aerotransportados

Causa de rinoconjuntivitis alérgica estacional, también conocida como fiebre del heno, y de asma. Es la causa más común de alergia y, sin duda, una de las que ocasiona más problemas. Son partículas presentes en árboles, gramíneas, arbustos o malezas que se liberan para fecundar otras plantas (gameto masculino). Viajan por el aire y su propagación está directamente influenciada por las condiciones climáticas. Es una alergia de tipo estacional que depende, por tanto, de la época de polinización. Los niveles de polen son más altos por la mañana, y aún más los días cálidos y ventosos que los días húmedos y lluviosos. En la cuenca mediterránea el tipo de polen más común es el de las urticáceas mientras que, en el interior, son las gramíneas.

La alergia al polen se manifiesta casi siempre en forma de rinitis (estornudos, lagrimeo, picor, secreción y congestión nasal), cuyos síntomas suelen confundirse con los de un resfriado común. Sin embargo, si se trata de una rinitis alérgica los síntomas aparecen rápidamente, duran poco tiempo pero aparecen de forma recurrente y, normalmente, no incluyen aumento de la temperatura corporal.

Muchas personas afirman tener alergia al polvo, aunque la alergia la producen realmente los ácaros que habitan en él. Son arácnidos microscópicos, ciegos y fotofóbicos, de unas 200 µm de longitud (no visibles para el ojo humano), que viven en ambientes húmedos y se alimentan de los millones de descamaciones que se desprenden cada día de la piel humana. Abundan en las alfombras, tapices, ropa de cama, cojines y colchones. Teniendo en cuenta que un tercio de la vida de las personas se desarrolla en la cama, el contacto con los ácaros es difícil de evitar. Los síntomas asociados a la alergia por ácaros del polvo son la rinoconjutivitis, picor nasal, taponamiento, asma, estornudos o respiración silbante.

Está compuesto por hongos que proliferan también en ambientes cálidos y húmedos. Los baños y los sótanos y, en general, los lugares poco ventilados y poco soleados resultan muy atractivos para estos hongos, que pueden aparecer en cualquier época del año. Las personas con alergia al moho suelen manifestar síntomas como estornudos, dificultad respiratoria, picor de nariz, conjuntivitis, etc.

De origen animal

Las sustancias derivadas de la piel o del pelo de determinados animales son las responsables de algunas alergias. Normalmente son los animales domésticos los que, según estadísticas, conllevan un mayor riesgo porque suele ser más difícil evitar su presencia. Entre ellos, los gatos son los más peligrosos porque la proteína de su saliva se deposita en su pelaje a través del lamido natural utilizado por el animal como método de aseo. No obstante, también los perros, conejos o hámsteres entrañan riesgos. Los síntomas más frecuentes de las personas alérgicas a este tipo de animales son problemas respiratorios, en forma de rinitis, rinoconjuntivitis y asma, aunque también pueden padecer síntomas cutáneos al tocar al animal.

Alimentarios: Más del 10% de la población tiene alergia a algún alimento, algo que se suele confundir con la intolerancia a cierto tipo de comida. Las reacciones más habituales son erupciones cutáneas, dificultad respiratoria, diarrea, vómitos, inflamación o asma. Las alergias alimentarias más frecuentes se producen por la ingesta de  alimentos como la leche de vaca, los huevos, el pescado, el marisco, los frutos secos, el trigo, el melocotón, el kiwi y el plátano.

 

Medicamentos

Casi un 15% de la población española tiene alergia a algún tipo de medicamento, lo que puede resultar un problema muy serio debido a la necesidad de algunas personas de seguir un tratamiento farmacológico. Los medicamentos más problemáticos en este sentido son los analgésicos y antiinflamatorios no esteroideos y ciertos antibióticos.

Venenos de insecto

Aunque nadie reacciona bien a las picaduras de insectos, el 1,5% de la población sufre complicaciones propias como consecuencia de su alergia. En nuestro medio sólo los himenópteros (abejas y avispas) son causa de alergia. Lo más preocupante es la aparición de un posible cuadro de anafilaxia, la reacción alérgica más peligrosa que puede llegar a afectar al sistema cardiocirculatorio con alteración de la presión arterial y el pulso.

Otras sustancias

También pueden provocar reacciones alérgicas el parásito del pescado Anisakis simplex, el látex, productos cosméticos, componentes químicos de utensilios de aseo doméstico o pesticidas, metales, etc.

CONSEJOS

Alergia a ácaros
  • Evite instalar moquetas. Lave regularmente las cortinas, tapicerías, peluches, etc.
  • No utilice cojines o colchones de plumas.
  • Utilice, en colchones y cojines, fundas anti-ácaros impermeables.
  • Limpie las superficies y aspire el suelo regularmente.
  • Utilice aspiradores con filtro HEPA.
  • Lave la ropa de cama a Tª superior a 60 °C para eliminar los ácaros.
Alergia a pólenes
  • Es importante que conozca el polen que le causa la alergia para poder estar informado de las épocas de elevadas concentraciones de polen en el aire así como de evitar en lo posible que se exponga a esas plantas.
  • Mantenga las ventanas cerradas de su habitación.
  • En la medida de lo posible evite la entrada de polen en su habitación: puede dejar la ropa usada durante el día fuera de la habitación.
  • Aproveche los días de lluvia para ventilar su habitación ya que el polen se encontrará en condiciones mucho más bajas en el aire. Si es posible, ventile la habitación en las últimas horas del día ya que las concentraciones del polen son más bajas.
  • En el exterior proteja sus ojos con gafas de sol.
  • Evite en la medida de lo posible realizar actividades físicas en el exterior, sobretodo parques, jardines y zonas verdes.
  • En los días de alta concentración de polen mantenga las ventanas de casa cerradas.
  • No tienda la ropa lavada en el exterior donde pueda llegar el polen.
  • Cuando viaje en automóvil mantenga las ventanas cerradas.
Alergia a animales

En caso de convivir con un animal doméstico procure:

  • Mantener al animal en el exterior tanto como sea posible.
  • Realizar el cepillado de su pelaje en el exterior.
  • No permita que el animal entre en su habitación.
  • Mantenga una higiene periódica con lavados semanales.
Alergia a mohos
  • Procure mantener una humedad relativa inferior al 60% y evite el uso de humidificadores ambientales.
  • Limpie el equipo de aire acondicionado con frecuencia y cambie regularmente los filtros de agua.
  • Evite permanecer en sitios que hayan estado cerrados durante largo tiempo.
  • Evite exceso de plantas de interior.
Alergia a himenópteros
  • Cuando viaje en automóvil mantenga las ventanas cerradas.
  • Cuando realice actividades en el exterior procure evitar perfumes o colonias que puedan atraerlos así como ropa de colores llamativos (preferiblemente utilice ropa de colores blanco, beige, marrón o verde).
  • Tenga en cuenta que los himenópteros son más frecuentes durante los meses de primavera y verano.

DIAGNÓSTICO

Diagnóstico

Nuestra máxima prioridad es mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades alérgicas. Por ello, trabajamos para seguir mejorando, día a día, las opciones terapéuticas posibles para su tratamiento.

El conocimiento de la patología puede contribuir a comprender mejor el desarrollo y los síntomas de la misma. Asimismo, recuerde que el diagnóstico y las revisiones periódicas por parte de un médico con formación en alergología son fundamentales en caso que usted padezca una alergia diagnosticada o crea que puede padecerla.